Ética en la consulta

Acabas de tener un conflicto con un paciente en la consulta: ¿debes apuntarlo en la historia clínica? Te consta que un colega tiene una conducta irresponsable con los pacientes: ¿qué debes hacer? Quieres usar profesionalmente las redes sociales: ¿qué puedes publicar?


Tomes la decisión que tomes, la ética está detrás de estas y muchas otras situaciones de tu práctica clínica habitual. Vamos a hablar de 3 de ellas y de la forma de afrontarlas.


Historia clínica: ¿qué escribo y qué no?


Un paciente llega a la consulta sin cita e insiste en entrar por delante de otros pacientes. Le llamas la atención y le explicas que no puedes atenderle en ese momento. Se enfada, empieza a gritarte y a dar golpes a la puerta. ¿Debes dejar constancia de lo sucedido en la historia clínica?


Para responder a esta pregunta, lo primero que debes tener en cuenta es que el propósito principal de la historia clínica es recoger información del estado de salud del paciente para facilitar la asistencia sanitaria. Sin embargo, también es un documento legal que sirve de prueba en los casos de responsabilidad médica profesional.


Para que cumpla estas funciones, no todo vale. La información que recojas debe ser veraz, exacta, completa y, además, pertinente, es decir, debe tener trascendencia clínica. Aunque existe controversia sobre el tema, la trascendencia clínica es el límite que marca la diferencia entre una anotación subjetiva pertinente ―que, por tanto, tiene sentido anotar― y otra que no lo es.


Debes tener mucho cuidado de no escribir comentarios que no se relacionen con la asistencia o que no tengan interés sanitario, mucho menos aún expresiones ofensivas. Las opiniones y juicios de valor solo tienen sentido si sirven para conocer el estado de salud del enfermo y facilitar la atención sanitaria, el diagnóstico y el tratamiento. Esto incluye, por ejemplo, la sospecha de que el paciente no toma la medicación o de que tiene hábitos perjudiciales para su salud que no ha contado.


En definitiva, siempre que vayas a anotar alguna valoración subjetiva en la historia clínica de tu paciente, pregúntate: ¿servirá esto para atenderle mejor? Si la respuesta es que no, pero quieres que quede por escrito, busca otras vías más adecuadas. Así, existen formularios de comunicación de situaciones conflictivas que pueden servirte para exponer una agresión, aunque solo sea verbal (como en nuestro ejemplo). No debes usar la historia clínica para reflejar este tipo de hechos.


Mala praxis por parte de un compañero: ¿lo notifico?


Imagina que sabes que un compañero incurre en mala praxis de forma reiterada, ya que retira a los pacientes medicamentos crónicos que claramente están indicados según las guías y recomienda pseudoterapias sin evidencia científica. ¿Qué harías?


Denunciar las prácticas incorrectas de otros profesionales no es plato de buen gusto, pero hacer la vista gorda no es una opción, ya que los pacientes pueden resultar perjudicados. Esto es especialmente importante cuando la conducta irresponsable es reiterada.


El Código Internacional de Ética Médica de la Asociación Médica Mundial explica que es un deber del médico «informar a las autoridades apropiadas sobre los médicos que practiquen de forma antiética e incompetente o a los que incurran en fraude o engaño».


Por su parte, el Código Deontológico Médico indica que «no supone faltar al deber de confraternidad el que un médico comunique a su Colegio con discreción las infracciones de sus colegas contra las reglas de la ética médica o de la práctica profesional».


Sin embargo, antes de llegar a la denuncia, se pueden probar otros caminos primero, para no perjudicar innecesariamente al colega:

  • Hablar con él y escuchar sus explicaciones acerca de su conducta. Tal vez el equivocado seas tú… En este sentido, una buena opción es escribir a tu compañero exponiendo tus sospechas y advirtiendo que tienes intención de informar de la situación a sus superiores ―y, llegado el caso, al Colegio de Médicos― si no tiene una explicación convincente a su conducta. Tanto tu documento como su respuesta por escrito pueden servirte en el caso de que tengas que llegar a denunciar.

  • Si esto no funciona, podrías hablar con su superior (supervisor, jefe de servicio o quien corresponda), subiendo de jerarquía si es preciso.

  • Si aún así no se toman cartas en el asunto, el siguiente paso es poner una denuncia en el Colegio de Médicos, para que valoren iniciar los procesos que correspondan (expediente disciplinario u otros).

Después, podrás irte a la cama con la conciencia tranquila por haber hecho lo adecuado.


Nuevos canales de comunicación: ¿qué puedo publicar en redes sociales?


Estás empezando a publicar en redes sociales, pero no tienes claro qué es ético y qué no. Además, te planteas usar WhatsApp para agilizar la comunicación con algunos pacientes. ¿Qué debes saber?


Cuando uses las redes sociales con fines profesionales, recuerda que este tipo de comunicación se rige por los mismos principios éticos que los actos médicos presenciales. Ten en cuenta, además, que lo que publiques puede llegar inmediatamente a miles de personas, por lo que debes extremar el cuidado. Algunas recomendaciones son las siguientes:

  • Recuerda que eres responsable de lo que publiques, tanto ética como legalmente.

  • Publica solo contenidos veraces y rigurosos científicamente.

  • No des consejos directos sobre casos concretos. La información debe tener carácter divulgativo sobre contenidos generales.

  • Nadie debe poder identificar a ningún paciente. Jamás difundas datos personales, imágenes ni otros datos (centro médico, etc.) que permitan saber quién es el paciente, ni siquiera de forma indirecta.

  • No desprestigies a compañeros o instituciones; existen otras vías más adecuadas para ello.

En cuanto a WhatsApp, es un medio de comunicación fácil, rápido y que todos tenemos en nuestro móvil, pero no cumple con el Reglamento General de Protección de Datos europeo, por lo que no debes usarlo para compartir información de los pacientes, ni con ellos ni con otros profesionales.


Estos tres son solo algunos de los problemas éticos a los que, como médico, te enfrentarás antes o después en la consulta (si no lo has hecho ya). Pero la ética rige muchas otras situaciones en la práctica clínica. Estate atento porque pronto hablaremos de más retos éticos.


Enlaces de interés



SPO.1975.112021

RES.0136.092021