¿Hay vida más allá del MIR?

¿Crees que sin MIR no existe vida en nuestro planeta? ¿Tienes pesadillas en las que severos examinadores acaban con tus ilusiones de un plumazo? ¿O tal vez piensas que ya todo está perdido y tendrás que abandonar tu carrera profesional y dedicarte a quién sabe qué extraña práctica médica? Respira: después de leer estas líneas encontrarás sentido a tu vida.


Si alguna vez te has hecho estas preguntas, debes saber que estás muy, pero que muy equivocado, porque existe todo un universo profesional a tu alcance: desde dedicarte a la docencia o la investigación hasta formar parte del cuadro médico de una institución privada, pasando por algo tan atípico (aunque ciertamente atractivo) como trabajar mientras estás de crucero… (bueno, en realidad se trata de trabajar como médico asistencial en barcos).


Otras opciones para ejercer la medicina


Si te gusta la labor asistencial, pero por tus circunstancias personales no vas a ejercerla a través del MIR, te ofrecemos a continuación algunas opciones:

  • Medicina privada: aporta una enorme oferta e innumerables bolsas de trabajo en las que te puedes apuntar. Son muchas las sociedades médicas que dan cabida a profesionales de todo tipo. En los últimos tiempos, y debido a la pandemia por la COVID-19, se ha disparado una nueva modalidad de consulta: la telemedicina.

  • Consulta propia: si tu idea es instalar una consulta médica propia, desde algunos colegios de médicos te asesoran en el camino a su creación. No está mal ser tu propio jefe, ¿verdad?

  • Ejercer en el extranjero: interesante opción para adquirir experiencia en otros sistemas sanitarios…, sin olvidar que mejorarás infinitamente tu dominio de otro idioma.

  • Sanidad militar: desde el año 2018 existe la opción de cursar la carrera de Medicina en el Ejército. No obstante, se puede ingresar en las Fuerzas Armadas superando unas oposiciones.

  • Entorno penitenciario: en muchos casos, algunas plazas de las oposiciones a este cuerpo quedan sin cubrir. Si te decides por esta opción, te encargarás además de otras tareas interesantes, como la educación en salud o la medicina preventiva. ¿A que ahora te parece una opción más atractiva?

  • Colaboración como voluntario en una ONG: ¿qué decirte de esta opción que no sepas? La experiencia es impagable y reconfortante. Son varias las organizaciones que requieren constantemente la colaboración de médicos: Cruz Roja, ACNUR, Médicos sin Fronteras, etc.

  • Otras opciones: medicina forense, centros de reconocimientos médicos, residencias de ancianos, etc.

¿Y si de momento quiero dedicarme a la mejora de la práctica asistencial?


Pues si quieres sumergirte en la aventura de contribuir a la mejora de la práctica asistencial o experimentar en otros ámbitos, has de saber que también son variadas tus opciones de futuro. Veamos algunas:


  • Ampliar tu formación: ¿y por qué no seguir estudiando si no tienes prisa en ejercer? En este caso, innumerables másteres universitarios te esperan. Y aquí la oferta es variada: presenciales, en línea, títulos oficiales, títulos propios de universidades…; caros, más caros o, si buscas bien…, ¡gratis!

  • Mundo académico: el binomio vocación médica y vocación docente puede dar un vuelco extraordinario a tu carrera profesional, no lo dudes.

  • Investigación: no es ningún secreto que esta opción es un reto complicado, pero si esa es tu meta, ¿quién dijo miedo? Muchos profesionales optan por traspasar nuestras fronteras para embarcarse en proyectos de investigación.

  • Emprender: si tienes una idea, un proyecto científico prometedor, no lo olvides en un cajón, porque podrías desarrollarlo con la ayuda de programas de inversión en el ámbito de la salud. Interesante, ¿verdad?

  • Inspector del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS): siempre es necesario velar por el cumplimiento de las normas, y más en estos tiempos; se accede a través de oposición.

  • Gestión sanitaria: parece una opción algo alejada de la medicina, pero no te equivoques: para que los profesionales médicos puedan desarrollar la práctica asistencial deben sustentarse y trabajar en un entorno sanitario bien estructurado y gestionado por expertos.

  • Redacción médica: quizá sea esta una profesión desconocida por muchos, pero muy necesaria tanto para la comunidad científica como para el ciudadano de a pie. Consiste, nada menos, que en traducir la ciencia para el público general ―si lo que decides es dedicarte a la divulgación científica― o en trasladar con exquisita precisión la medicina a los profesionales. Todo un reto.


En fin, como ves, ahora tu problema es otro: escoger entre un enorme mundo de posibilidades. ¡Buena suerte en tu elección!


¿Sabías que también puedes completar tu formación sin tener que hacer el MIR? ¿O estás dudando entre continuar con la rama de la investigación o la de la docencia? Descubre más en estos artículos. Además, si te planteas trabajar como médico en el extranjero seguro que te interesa la siguiente publicación.



Enlaces de interés



SPO.1975.112021

RES.0089.062021