Ser médico en una plataforma de teleconsulta


Trabajar como médico en una plataforma de teleconsulta es una opción profesional poco conocida pero muy interesante.


Si trabajar de forma presencial no es lo tuyo o estás buscando nuevas opciones laborales, ¿te has planteado ejercer como médico en una plataforma de teleconsulta?


¿Qué son las plataformas de teleconsulta?

El auge de la telemedicina ha traído consigo una nueva salida profesional para los médicos. Las plataformas de teleconsulta son un sistema virtual que permite a los médicos con consulta privada atender a los pacientes a través de internet, sin necesidad de desplazarse. Suelen brindar atención médica online 24 horas al día, 7 días a la semana, pero ¡no te asustes! Esto no significa que tengas que hacer guardias interminables, ya que la plataforma se adapta totalmente a tus horarios.


Estas plataformas utilizan la inteligencia artificial, el big data y la «nube», entre otros, para crear espacios perfectamente preparados para la atención médica a distancia.


¿Cómo funcionan las plataformas de teleconsulta?

Las plataformas de teleconsulta suelen ofrecer dos modalidades para el médico:

  • Consulta por videollamada o telefónica con pacientes que hayan solicitado cita previa.

  • Consulta escrita por correo electrónico o chat, en tiempo real o diferido.

Una vez que te registres en la plataforma, lo primero que debes indicar es tu disponibilidad horaria y tus precios de consulta para las primeras visitas o las visitas de revisión, o bien en función de la duración. En general, una vez que realice el pago, el paciente podrá solicitar cita previa y te llegará un aviso con la hora que ha escogido.

Aunque cada plataforma funciona de forma diferente, estas son algunas de sus características:

  • No necesitas descargar ningún software ni aplicación web para poder acceder a la plataforma.

  • La interfaz de la plataforma suele ser muy atractiva, intuitiva y fácil de usar.

  • Para aquellos pacientes que no tengan internet, puedes hacer llamadas telefónicas desde la misma plataforma, por lo que no tendrás que utilizar tu número de teléfono personal.

  • Para evitar el absentismo, la plataforma avisa al paciente por SMS para que no se le pase la visita.

  • Tanto las llamadas como las videollamadas son de alta calidad.

  • Las videollamadas permiten compartir el escritorio con el paciente por si necesitas mostrarle algo. De hecho, algunas plataformas incluyen herramientas para que puedas explicarle su enfermedad en 3D.

  • El paciente puede adjuntar análisis, informes médicos, estudios de imagen o cualquier tipo de documentación con total privacidad, incluso si la consulta es por chat.

  • Si fuera necesario, puedes hacer interconsultas a otros profesionales de la misma plataforma.

  • El seguimiento del paciente es sencillo, ya que se guardan todos los correos electrónicos, mensajes por chat, recetas emitidas…

  • La plataforma está conectada con laboratorios y casas comerciales.

  • El paciente abonará el coste de la consulta mediante plataformas de pago independientes con total seguridad.

  • Cuentas con soporte humano para cualquier incidencia técnica que pueda surgir con la plataforma.

  • Las plataformas suelen cumplir toda la normativa europea y española en materia de seguridad y protección de datos.

  • Los responsables de las plataformas suelen eximirse de las responsabilidades legales derivadas de tu actividad profesional.

Asimismo, las plataformas de teleconsulta cuentan con diversas herramientas accesibles desde tu ordenador, tableta o móvil:

  • Agenda: una vez que el paciente solicita cita previa, la información se vuelca de forma automática a tu agenda, por lo que la tendrás actualizada en todo momento. Además, la plataforma cuenta con un gestor que te indica si tienes consultas que no se han pagado o si tienes pendiente contestar alguna consulta que hayas recibido por escrito.

  • Historia clínica: no es muy diferente a la historia clínica digital que utilizas habitualmente en las consultas presenciales. Podrás consultar los antecedentes médicos y quirúrgicos del paciente, su tratamiento habitual, alergias, etc. Algunas plataformas utilizan la codificación CIE 10 de diagnósticos.

  • Receta electrónica: la plataforma te permite emitir recetas electrónicas, pero debes tener un certificado digital. Los pacientes podrán descargar las recetas desde su teléfono, ordenador o tableta.

Yendo un poco más allá, las plataformas más especializadas se pueden conectar directamente con dispositivos médicos o wearables que llevan los pacientes y que miden las constantes vitales y otros parámetros biológicos. Los datos se vuelcan de forma automática a la historia clínica digital del paciente, lo que permite una monitorización a distancia y a tiempo real. Además, puedes crear alarmas para que te llegue un aviso si un paciente alcanza unos valores determinados de un parámetro concreto. Algunos de estos dispositivos son:

  • Pulsioxímetro

  • Térmómetro

  • Esfigmomanómetro

  • Báscula digital

  • Glucómetro

  • Pulseras de actividad que miden la frecuencia cardíaca, saturación de oxígeno, número de pasos, calorías quemadas, horas de sueño, etc.

¿Qué plataformas de teleconsulta hay?

En los últimos años se han establecido numerosas plataformas de teleconsulta que proporcionan la gestión integral de la atención médica. Algunos ejemplos son:

Algunas aseguradoras de salud también cuentan con sus propias plataformas o están conectadas con ellas.


¿Qué ventajas tiene ser médico digital?

Si esto de trabajar en una plataforma de teleconsulta «te hace tilín», te contamos algunas de sus ventajas para ver si te terminamos de convencer:

  • Comodidad al evitar desplazamientos.

  • Flexibilidad horaria.

  • Libertad para determinar los precios de consulta.

  • Si no quieres abandonar la consulta presencial, te lo puedes plantear como un complemento salarial.

  • Minimización del absentismo de los pacientes por imprevistos de última hora.

  • Aumento de la productividad.

  • Las plataformas están tan optimizadas que no pierdes el contacto con el paciente.

  • Reducción del riesgo de contagios, ¡lo cual es importante en estos tiempos que corren!

¿Te atreves a sumergirte de lleno en la salud digital?


Referencias

SPO.1975.112021

RES.0305.042022