Tipos de oposiciones para médicos

Seguro que en algún momento de tu trayectoria profesional como médico te planteas presentarte a una oposición. ¿Conoces todas las posibilidades que tienes?


Aprobar una oposición supone optar a una plaza fija en el sistema sanitario público, lo que te otorga estabilidad y la posibilidad de lograr un destino cerca de tu casa. Por eso, opositar es una opción que muchos médicos contemplan. Es importante que conozcas todos los tipos de oposiciones que hay, para elegir con acierto a cuál presentarte.


OPE, oposición y oposición-concurso: ¿Es todo lo mismo?

Aunque con frecuencia se usan como términos intercambiables, en realidad no son lo mismo.


OPE significa ‘oferta pública de empleo’ y se refiere al instrumento legal que usa la Administración Pública para expresar el número y el tipo de plazas que necesitan cubrir en un período determinado, que suele ser un año. La OPE suele recoger plazas de reposición (es decir, las que quedan libres por jubilaciones, etc.) y de nueva creación.


La necesidad de personal de una OPE se publica en un medio oficial, que en el caso del Estado es el Boletín Oficial del Estado (BOE). Desde ese momento, la Administración tiene un plazo máximo de 3 años para ejecutarla, es decir, para convocar los procesos de selección necesarios para cubrir esas plazas. En general, el proceso para seleccionar los mejores candidatos para desempeñar esos puestos suele ser de dos tipos:

  • Oposición: consiste en uno o varios exámenes.

  • Concurso-oposición: además del examen, se valora una serie de méritos, como son el tiempo trabajado, los cursos o las publicaciones.

Una misma convocatoria de oposición puede incluir plazas de las OPE de varios años, si a la Administración no le ha dado tiempo a convocar una oposición (es decir, un proceso de selección) por cada OPE publicada. Por ejemplo, pueden convocar una oposición en la que oferten de manera conjunta las plazas de las OPE de 2021 y 2022.


Tipos de oposiciones para médicos

Las oposiciones que sin duda conoces son las que te permiten optar a una plaza de tu especialidad en un centro de salud o un hospital. Todas las comunidades autónomas convocan periódicamente oposiciones a personal estatutario fijo de las diferentes especialidades. Obviamente, necesitas tener un título de especialista para optar a estas plazas. Sin embargo, existen otros tipos de oposiciones a los que puedes presentarte solo con el título de médico general. Son oposiciones para optar a los siguientes puestos:

  • Médico titular del Estado. La función de estos médicos es controlar los centros de vacunación internacional y todas las tareas relativas a la sanidad exterior (control sanitario y actuación ante emergencias de salud en las fronteras, control rutinario de los medios de transporte internacionales, etc.). Para ser funcionario de carrera del Cuerpo de Médicos Titulares, tendrás que superar un concurso-oposición. La fase de oposición consiste en cuatro ejercicios: un examen de tipo test, la traducción de un texto en inglés, la exposición oral de dos temas, y un supuesto práctico. Si superas el concurso-oposición, tendrás que hacer un curso que dura entre 8 meses y 1 año y obtener la calificación de «apto».


  • Médico forense. Para ser médico forense, puedes hacerlo como una especialidad a través del MIR, lo cual te permitirá trabajar tanto en la sanidad pública como en la privada. Sin embargo, otra opción es presentarte a las oposiciones para el Cuerpo Nacional de Médicos Forenses, que te habilitan para ser médico forense en el ámbito público, es decir, para ser funcionario de carrera. Es un concurso-oposición que depende del Ministerio de Justicia y consta de 3 pruebas (una de tipo test, una oral y un supuesto práctico) y méritos. Si apruebas, tendrás que hacer un curso teórico-práctico de 6 meses, remunerado.


  • Médico inspector. La función principal del Cuerpo Superior de Inspección Sanitaria de la Administración de la Seguridad Social es controlar las prestaciones de la Seguridad Social, para evitar el fraude y uso inadecuado. Estas prestaciones son, entre otras, las bajas laborales, las recetas, la prestación ortoprotésica y de transporte sanitario, y todas las intervenciones que puedan requerir el posterior reintegro de gastos. Para ser médico inspector tendrás que superar un concurso-oposición en el que la fase de oposición consta de 4 pruebas. Si estás entre los que han obtenido mayor puntuación en el concurso-oposición, tendrás que hacer un curso teórico-práctico de 1 mes. El director del curso emitirá un informe al final, calificándote de «apto» o «no apto».


  • Médico militar. El Cuerpo Militar de Sanidad cuida de la salud de los integrantes de las Fuerzas Armadas. Como médico militar realizarías tareas muy diversas, desde prevenir enfermedades hasta participar en operaciones de rescate y misiones en países en conflicto. Para acceder a este Cuerpo, tendrás que superar un concurso-oposición. La fase de oposición tiene 4 pruebas, además de un reconocimiento médico y una serie de pruebas físicas. Una vez aprobado, la formación dura 1 año.


  • Médico de prisiones. El Cuerpo Facultativo de Sanidad Penitenciaria se ocupa de la salud de los internos de las prisiones. El perfil para acceder a estas plazas varía y suelen requerir tener una especialidad (medicina de familia, psiquiatría, medicina interna, etc.). Se accede mediante un concurso-oposición con cuatro pruebas y la entrega de méritos. Si lo superas, tendrás que calificar como «apto» en el curso práctico de formación, que dura menos de 6 meses.

Opositar es duro, pero la recompensa merece el esfuerzo. Te presentes a la que te presentes, ¡te deseamos suerte!

Referencias


SPO.1975.112021

RES.0241.022022